Una opinion sobre el rescate minero en chile

La noticia se expandió por el mundo; por todos los medios y con todos los sistemas de comunicación; no era para menos; se había producido el “milagro”,un termino utilizado por los medios mas allá de lo tolerable.Obviamente yo, como uno de los millones  de espectadores, me encontraba absorto mirando surgir desde las profundidades, o mejor dicho del infierno- metaforicamente hablando –  aquellos hombres que habiéndose tuteado con la muerte,volvían a la vida.

Como habitante de una región donde la minería es una de las actividades económicas mas importantes, no me resulta desconocido ni el paisaje como tampoco sus historias; y aun así; no pude evitar una rara sensación, mezcla de dolor y de jubilo; alegría de verlos con vida; alegría que el tiempo se encarga de desvanecer antes que a otras cosas.Pero el dolor queda, pues nunca le falta de que alimentarse.

Imaginariamente me puse en ese lugar  y  en ese tiempo; en la insoportable angustia ante lo definitivo, en donde la historia vuelve otra vez, a encarnarse en esos 33 hombres; donde la eternidad  se vuelve atrozmente explicita; hasta que por fin la esperanza se clavo en la superficie.

Porque los he visto; llevan la historia minera en la mirada, en las manos  y  en sus pulmones.Porque saben que en cada entrada a la mina, tal vez no puedan conjugar el verbo opuesto,¿ como no festejar al verlos vencedores en esa apuesta sugerida por el destino?.

La otra esperanza; aquella que motoriza al hombre; esa que busca la dignidad en el genero humano, se condensó en las palabras de Don Luis Urzúa; ” que no se repita mas ,”  que sonaron casi como una sentencia, en la boca de un hombre venido de ultratumba, que no necesito de ninguna conferencia de prensa para expresarlas en la cara de ese hombre de sonrisa marketinera venido a presidente, y que los medios se esforzaron en fijarlo en las pantallas como el artífice de la proeza. Eso es coraje; eso es tener las pelotas bien puestas; no importa que los medios hayan minimizado ese pasaje, en el circo montado  en el dolor-y no me estoy refiriendo al pueblo Chileno- sino a la” troupe” mediática.

Que funcionario de la administración chilena desconoce la trágica historia de la minería en su país? Ninguno. Me pregunto que hubiera sucedido si la presidencia de ese país hermano, hubiere estado a cargo de M.E.Ominami?.Me imagino como habría actuado la corporación  mediática; seguramente repartiendo responsabilidades, hacia arriba, hacia abajo y a la izquierda, actuando de la forma que ya conocemos sobradamente en nuestro país.

Por supuesto que se deben salvar las distancias de estos grupos con respecto a otra prensa, tal vez no tan contaminada por el precepto casi religioso, de los beneficios a costa de cualquier cosa, y respetandonos un poco mas como receptores del mensaje.La mayoría de los medios de nuestro país, presentes  en semejante acontecimiento, se preocuparon en construirnos una “realidad” a la medida de las exigencias del consumo, cuya tendencia hacia lo morbico se encargan de realimentar preservando así; esa “cantera” inagotable – cual recurso sustentable – motivada por la individuacion y falta de generosidad ante un proyecto de nación.

Ni la administración chilena, como tampoco los medios, apelaron al recurso de la historia, ni siquiera a la mas recientes con las cuales  podrían haber exhibido una preocupación  en el tema de la prevención en esta materia. Al contrario; son los que fomentan este sistema de la inmediatez , la cual  les – y nos – impide  girar el cuello  para observar las enseñanzas generosas  que nos brinda el pasado ; razón de nuestro presente.

Ni que decir si nos tuviéramos que remitir a la historia de la minería, en nuestra región, que al decir de un autor “..la mina es en si misma un lugar sacrificial en nuestra América Latina..” a la cual yo le agregaría  que desde la conquista en adelante, con la primera piedra  hasta la ultima extraída; esta impregnada con el peor atributo de la condición humana. No se escucharon  de sus labios, a alguna referencia sobre uno de los 7 pecados capitales, y tampoco dieron respuestas a la infinidad de reclamos que hicieron los trabajadores desde que se tiene memoria, para que no se repita a perpetuidad la historia del potosí.

Si hubiere de hacerse un balance en la actividad minera del costo/beneficio,  es decir vidas humanas/rentabilidad, ese balance ya nos habría indicado una rotunda quiebra, pero la ecuación se dio a la inversa, la concentración de la renta en pocas manos a cambio de un costo despreciable. Y si a esta argumentación que propongo no satisface, bastaría con ver en las condiciones  paupérrimas  de trabajo, los magros salarios , la poca inversión en tecnología para la seguridad y la falta de una legislación severa; hacen de esta situación un verdadero “picnic” para la angurria capitalista. El que no quiera ver,que no vea.

En la mina San Jose, también acampó la hipocresía institucionalizada junto a la “corpo” mediática, en la figura del pavo real y su séquito; en una actuación  bodevillesca; mezcla de risa y lagrimas; pero de echo las lagrimas son las de cocodrilo; pues las mismas presagian un futuro clonado del presente.

Por ejemplo fue mucho mas importante las mujeres que tenia el minero en cuestion-que dicho sea de paso no era tan asi-obsequiandonos  una mentira  desinformadora;  en fin  un culebrón mas a de los que nos tienen acostumbrados; y el no haber puesto en practica una función pedagogica-que nadie se la impide-mostrando toda la capacidad del ingenio humano,  en cuanto a toda la ciencia y la tecnología puesto al servicio de la solidaridad.

En esta opinión no trato de fijar una postura, ni antiminera como se están agitando últimamente, ni tampoco  prominera como algunos sectores que la defienden a ultranza, ya que estos episodios vienen a ser para ellos uno mas, en el rosario de tragedias. Desconocer la importancia de los recursos  mineros  es desconocer la historia humana desde sus albores, y hoy seria imposible pensar en prescindir de ella, pues los elementos usados desde la mas  alta tecnología, hasta el mas trivial de los objetos; son absolutamente imprescindibles.

El propósito de esta opinión, es de volver a poner en el centro de toda discusion-cualquiera sea ella- al hombre; su dignidad; su integridad y su libertad, y digo esto, porque también se escucha que nuestra minería a cielo abierto ya no carga con las posibilidades de reiterar acontecimientos como el chileno, pero sin embargo; ya no se trata solamente del que trabaja en la mina, sino su entorno social y natural que están amenazados por la contaminación, ¿como es posible que teniendo todo el avance de la ciencia, no sea utilizada para salvaguardar la vida humana? claro que se puede, en la medida que opongamos resistencia al avance de un sistema perverso y deshumanizante, que campea por todo el mundo, cuyo resultado es que vivamos  desconfiando  del conocimiento.

Toda una monumental paradoja. La ciencia y la tecnología puesta al servicio de todos, pero al beneficio de unos pocos. Quedo mas que demostrado la capacidad de ingenieros y técnicos abocados a la tarea de salvar vidas, a concretar lo que parecía imposible; a devolvernos nuevamente la fe en el hombre y en su ingenio; a sentirnos parte de un proceso evolutivo; que nos impulsa hacia adelante, dejando atrás todo pensamiento oscurantista que nos impide ser compasivos y solidarios.

 

 

Para mi no fue un” milagro”, porque los milagros se hubieren echo presentes en cada tragedia parecida, y no haber terminado en lapidas recordatorias en innumerables minas de todo el mundo.El rescate de los mineros se debieron a dos factores fundamentales: 1) La altísima tecnología desplegadas en función de salvar vidas y 2) A esas mujeres que llevaron su esperanza a una dimensión imposible de mensurar y que conjugaron la desesperación y el amor, venciendo la indiferencia de todo el mundo.La inteligencia que nos fue dada, sera la única llave para abrir esa puerta que nos hará salir de las profundidades del egoísmo y de la avaricia sin limites, que lo vimos expresado en esta tragedia.

Poco importa cuan extenso y ancho  resulte ser ese “ducto”; que nos hará emerger a la superficie. La cuestión es ir saliendo hacia un mundo mas justo.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s